El “Sí, quiero” por segunda vez

Boda del Príncipe Carlos de Inglaterra y Camila Parker Bowles Segunda boda del Príncipe Carlos de Inglaterra con Camila Parker Bowles

Contraer segundas nupcias o casarse después de haber cumplido los 40 debe significar un evento tan mágico y lleno de ilusión como quien se casa joven o por primera vez. O esto es lo que aconseja un artículo –del mismo nombre– publicado en la edición de novias de la revista Estampas. Para abordar este tema la revista consultó con la psicoterapeuta de familia Sonia Padrón, quien afirma que no hay que tener miedo a casarse por segunda vez ya que el amor no tiene edad y se puede vivir a plenitud en cualquier momento. Y si se puede vivir a plenitud una segunda relación, se puede celebrar a plenitud una segunda boda.

Una segunda boda –según el artículo– la mayoría de las veces resulta ser un evento mejor pensado, con más libertades para los gustos de los novios y con menos, pero más cercanos, invitados. Es una boda y no un dilema, por lo que debe ser preparada como si fuera la primera vez, así que ¿por qué no tener una gran fiesta o comprar el vestido de tus sueños?.

Las viejas creencias y señalamientos de la sociedad (obsoletos a mi pensar) quedan de lado ante el deseo de reconstruir el futuro personal y familiar. Y el protocolo, anticuado para las circunstancias actuales de la sociedad, indica que las segundas nupcias y bodas maduras deben llevarse a cabo sin tanta festividad porque resultaría fuera de contexto. ¡Pero olvídate de viejas creencias y protocolos! Son los novios los que deben escoger cómo realizar su nueva boda.

Segunda boda de Audrey Hepburn con Andrea Dotti

Segunda boda de Audrey Hepburn con Andrea Dotti

Yo abogo por el sentido común de los novios en estos casos, más que por añejas creencias o protocolos. Y es que el protocolo señala pautas tales como que el color blanco representa tradicionalmente la pureza y virginidad de la novia por lo que en un segundo enlace la novia no debería llevarlo… ¿Eh? Personalmente, creo que ese significado queda bastante desfasado con la realidad de la sociedad actual y que debe quedar exclusivamente a decisión de la novia.

¡Una boda es una celebración! Y en ese sentido, los pasos para organizarla no cambian, no obstante –tal como sugiere la psicoterapeuta consultada por la revista– debes tener en cuenta, antes de anunciar el matrimonio, que es necesario estar legalmente divorciados. Ya estando divorciadas, se supone que las personas podrán celebrar una boda a su antojo, aunque, siempre que haya hijos de por medio, estos deben ser los primeros en enterarse. Cada familia es totalmente diferente, así que comunicar lo que quiere la pareja es esencial.

¿Qué opinas de las segundas bodas?

¿Crees que hay que celebrarlas o mantener la discreción?

3 Comments

  1. Sole 02/06/2008

    La pregunta es: serian las segundas nupcias de mi pareja… ganas de festejar hay pero… como debe ser en el caso de un festejo???

    saludos


  2. Keyla 03/06/2008

    Hola Sole:
    El festejo de la boda lo puedes hacer como deseen, sueñen, prefieran, les venga mejor o les de con el presupuesto.
    No tiene porque variar en nada de una “primera boda” (más cuando eres tu la novia, quien suele tener más protagonismo, la que se casa por primera vez).
    Partiendo de las ganas de festejarlo ya es cuestión de que tu pareja y tu decidan cómo: en la playa, en las vegas, en familia, con 400 invitados, de día, de noche… etc, etc.


  3. Migdalia 14/09/2009

    Me caso en Noviembre de 2009 y quisiera saber si aun cuando ambos novios somos divorciados. En el desfile hacia el altar donde participaran ambos hijos de nuestros matrimonios anteriores los cuales son adultos. si debo desfilar del brazo de mi padre o debo hacerlo sola, Gracias por tu contesta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *