Estructura de una ceremonia civil

Foto ©Paula. G. Furió
La verdad es que, en España (al igual que muchos otros países), el matrimonio civil no es más que una formalidad legal que se realiza en una ceremonia muy muy sencilla y super rápida (No dura más de 5 minutos. 10 si le añades un poquito de emoción).

Algunos Ayuntamientos y Juzgados permiten introducir pequeños añadidos, como algunas lecturas por parte de familiares y amigos, palabras por parte de los contrayentes o un poco de música. Varia mucho dependiendo el Ayuntamiento o Juzgado, por tanto debes preguntarles a ellos personalmente qué os dejan introducir para personalizar el enlace. Dicho esto, en su estructura más básica la ceremonia civil es:

1. Entrada de novios y familiares a la sala o salón de plenos correspondiente.

2. Lectura del acta matrimonial, por parte del Concejal, Juez o Alcalde.

3. Lectura de los deberes y derechos de los Cónyuges, según el Código Civil. Es decir, cita a los artículos 66, 67 y 68.

4. Consentimiento: el Juez o Alcalde preguntará, a cada uno de los contrayentes, si consienten contraer matrimonio con el otro y si efectivamente lo contraen en dicho acto; y, respondiendo ambos afirmativamente, se declarará que quedan unidos en matrimonio.

5. Intercambio de alianzas (opcional): el cual, aunque no pertenece al marco legal, se permite realizar si así lo quieren los contrayentes.

6. Firma del acta matrimonial, extendida por el funcionario que celebre el matrimonio con su firma, la de los contrayentes y testigos (Ver, Boda civil: cuántos testigos necesito).

7. Entrega del documento acreditativo de la celebración del matrimonio, a los contrayentes… ¡Y fin!

Es importante subrayar que la ceremonia civil ‘legal’ no puede cambiar su estructura, sólo se le pueden hacer pequeños añadidos y será el propio Alcalde o Juez el que nos diga las opciones que nos permite.

Foto ©Paula. G. Furió

Foto ©Paula G. Furió

Como ves esta es la estructura básica y formal por la que se celebra el matrimonio civil en España, por eso, para poder hacerla de alguna forma más personal y entrañable, algunas parejas prefieren firmar el acta matrimonial y posteriormente celebrar una ceremonia más especial a cargo de un oficiante o maestro de ceremonia. En estos casos ya se puede hacer todo aquello que se te ocurre y que refleje vuestra personalidad, pudiendo agregar:

– Lecturas, por parte de amigos y/o familiares. Pueden dedicarle sus propias palabras a los novios o leer alguna fábula, historia o poesía. El número de personas a leer es indiferente (aunque es aconsejable no sobrepasarse, para no alargar excesivamente la ceremonia), y el orden de las mismas es aleatorio: pueden leer todos al final de la ceremonia, entre medias, dos al inicio y dos al final, o como mejor lo consideres. Lo mejor es dejar que nuestros amigos y/o familiares sean los que decidan qué palabras dedicarnos.

– Música, en vivo o grabada la música otorgará ese toque especial a la ceremonia, será vuestra propia banda sonora. La elección de la misma va en función de gustos: jazz, opera, instrumental, celta, rock&roll, balada pop… Pueden sonar a la entrada y salida de los novios, durante las lecturas, o donde lo consideres oportuno para realzar el momento.

– Otros simbolismos, como la ceremonia de las velas de la unidad, intercambio de anillos, votos matrimoniales, cantar una canción propia, hacer una ofrenda a la madre tierra, dar la noticia de que además esperáis un hijo, bailar una jota, hacer un brindis… ¿Qué se te ocurre a ti?

Foto portada ©Paula G. Furió

1 Comment

  1. […] Estructura de una ceremonia civil […]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *