Me caso, ¿y ahora qué?… ¡Organízate!

Foto ©EvenPic

Ya habéis dado el paso y decidido casaros.  De aquí en adelante no hay manual de instrucciones, pero si muchas piezas que encajar y decisiones que tomar. Es como un acertijo, pero intentaré darte unas instrucciones (de inicio) básicas:

– PIEZAS:

  • Iglesia o juzgado
  • Fecha del enlace
  • Restaurante, finca o salón de boda

– HERRAMIENTAS:

  • Lista de invitados
  • Presupuesto

¿Haz montado un mueble de Ikea? Porque te será más fácil que lograr que la boda sea en la fecha y lugar que deseas. Por eso, lo primero que debes hacer es cuadrar los tres ‘piezas’ principales (fecha + lugar ceremonia + lugar celebración), considerando que muchas Iglesias tienen lista de espera de hasta de dos años y las fincas desde un año (Sí, parece absurda pero es así). Y ni hablar si, además, deseas que la boda caiga en una fecha significativa. Las ‘herramientas’ son fundamentales ya que van a influir en el encaje de las piezas: la lista de invitados definirá el lugar de la celebración y el presupuesto limitará desde el número de invitados hasta el precio final del menú.

Muchos blogs de bodas recomiendan planear el enlace con un año o dos de antelación. Incluso te dan sugerencias mes a mes sobre lo que debes hacer. Personalmente paso de esos planning ya que puedes perfectamente organizar la boda en menos tiempo (en mi caso la organicé en 9 meses); pero, esto dependerá de la flexibilidad que tengas a la hora de tomar las decisiones.

Una vez tengas encajadas las ‘piezas’ y definidas muy bien tus ‘herramientas’ toca pensar, buscar y decidir: vestido, zapatos, peinado, maquillaje, traje del novio, ramo, flores, iglesia/juzgado, centros de mesas, menú, lecturas ceremonia, alianzas, fotógrafo, coche de novia, autobuses, música, detalles para invitados, etc.

Y ahora te preguntas: ¿Pero qué es lo principal a considerar de esa larga lista de cosas por hacer? La respuesta es sencilla: el vestido de novia (el alma de toda novia) y el fotógrafo (las fotos serán el recuerdo). El resto de los detalles van a depender de tus prioridades y gustos personales,  así como de los márgenes de reservas que soliciten las empresas correspondientes. Por lo general suelen pedir que reserves un servicio con mes y medio de antelación, pero siempre es conveniente mirarlo con mayor tiempo, sobre todo si es un servicio, empresa o profesional muy solicitado.

Organizar una boda puede llegar a ser una locura, pero no hace falta que lo sea. Sólo necesitáis saber tomar decisiones, olvidarte de caprichos si no entran en presupuesto y llevar una agenda muy planificada para recordar las fechas de los pagos a realizar, pruebas, direcciones de contacto, presupuestos y las tareas pendientes de ejecutar.

Mi recomendación personal es relajarse y no obsesionarse con el día de la boda, sino ir paso a paso organizando la boda según vuestras prioridades #slowwedding

Foto portada ©EvenPic

1 Comment

  1. Betty bustamante 13/01/2012

    Solo quiero una lista de todo lo que se necesita en una boda, casi me vuelvo loca por que no tengo idea y la verdad muero por que sea mi boda perfecta, obvio seguro todas queremos eso 😉


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *