Save the date (reserva la fecha)

Save the date · Reserva la fecha de la boda

Vía, Oh so beautiful paper

 

Llevo tiempo viendo, en mis tantas incursiones por los wedding blog norteamericanos, una especie de invitación de bodas –que no lo es– llamada save the date. Como no tenía claro en qué consiste he contactado con Angie Fernández de la web “es mejor decirlo en papel”, diseñadora de invitaciones de bodas y asesora de imagen gráfica para eventos con amplios conocimientos en el sector de la papelería de boda en Estados Unidos.

Los save the date son tarjetas que anuncian la fecha del enlace para que los invitados puedan reservar la fecha –nos explica Angie– y que suelen enviarse, sobre todo, a los invitados que no viven en el lugar del evento o si la boda se piensa realizar en otro destino al habitual de los novios. Es decir, que se utilizan para notificar que os casáis y que serán invitados a la boda de forma que estos (los invitados) puedan ir haciendo las previsiones necesarias para asistir al enlace.

Save the date · Reserva la fecha de la boda

Vía, Oh so beautiful paper

Save the date · Reserva la fecha de la boda

Vía, Oh so beautiful paper

 

¿Qué datos se indican en el save the date? Principalmente dos: que os casáis (porque aún cuando puede resultar obvio un save the date puede enviarse para anunciar cualquier tipo de evento), y la fecha en que se realizará la boda. Otros datos que se pueden incluir son el lugar donde se realizará la boda (pero genérico, en plan nombre de la ciudad o pueblo) y la dirección de la página web de la boda, si se tiene. Además se suele indicar que más adelante se les hará llegar la invitación de bodas formal con todos los detalles restantes.

En ningún caso en un save the date se especifican datos como hora, lugar de ceremonia, lugar de recepción, dress code etc., pues estos irán indicados en la invitación de boda. Y no debe confundirse con una participación de bodas, pues estas sólo notifican a los invitados del enlace pero no los invitan.

Save the date · Reserva la fecha de la boda

Vía, Oh so beautiful paper

 

Save the date · Reserva la fecha de la boda

Vía, Oh so beautiful paper

 

Un save the date debe enviarse mínimo con seis meses de antelación a la boda; y si creas una web para la boda aprovecha esta para ofrecer información y demás detalles de utilidad para que los invitados pueden planificar su viaje para la boda.

Por último, y como recomendación, Angie aconseja que el diseño del save the date tenga la misma imagen, estética y concepto que se esté usando para organizar la boda; aunque, perfectamente puedes ser creativo y hacer algo diferente.

En Internet encuentras cientos de modelos de save the date, como los que ilustran el post. Personalmente me agraden los modelos donde los novios son los protagonistas con su foto (normalmente se usan las fotos de la sesión preboda).

Save the date · Reserva la fecha de la boda

Vía, Oh so beautiful paper

 

¿Enviarías a tus invitados un save the date para que reserven la fecha en sus agendas o aplicarías el método tradicional: llamada telefónica?

3 Comments

  1. Elwen 13/05/2010

    Pues supongo que ya sabrás que me molan los marcapáginas (:P), lo que no sé yo si haría doble invitación. Eso sí, mola mucho, estos americanos tienen un mercado impresionante entorno a las bodas.


  2. LLuvia de arroz 15/05/2010

    la verdad es que me encantan, son muy originales los americanos tienen de todo en torno a esto.
    El marcapáginas es super práctico para los que leen…


  3. guardafaro 15/05/2010

    A primera vista da inpresión de un nivel de formalidad que pudiera ser, quizás, algo excesivo. Me recuerda algunas complicadas costumbres sociales de siglos pasados, en los que, para poder visitar a cualquier persona en su hogar había que realizar una solicitud anticipada. Las familias, incluso, establecían cuales eran los días y horas que reservaban para atender visitas.

    Sin embargo, mirada detenidamente esa fórmula de “reserva tu día”, tiene sentido; más aún en Europa que en América. Tomemos el caso de España, donde es usual que en el verano la gente se vaya de vacaciones, circunstancia que muchos dejan ya reservada desde el año anterior. Si piensas casarte en esos meses “críticos”, suena lógico, razonable y adecuado que, con bastante anticipación, notifiques del día a tus futuros invitados. De esta forma ellos podrán ver como afecta a su planes vacacionales y analicen si podrían hacerle un hueco a tu boda o nó.
    Algunas personas quizás te notifiquen que les será imposible ajustar sus vacaciones y, por lo tanto, te digan que no podrán asistir a la boda. Para tí será una ventaja saberlo, pues podrás ajustar mejor tu lista de invitados y prever con más exactitud las asistencias reales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *